El aumento del precio del cemento pone un freno a los materiales de construcción